¿Y si las playas fueran de césped?

No hay playa que se precie que no tenga un chiringuito en el que refugiarse los que, como yo, «odiamos» la arena, esa que se incrusta desde los pies a la cabeza y que ni tan siquiera una ducha reparadora consigue ahuyentar. Sí, odio la arena, pero me gusta pasear por la playa antes que la … Continúa leyendo ¿Y si las playas fueran de césped?