La mañana del adiós

Cada mañana, esperaba al autobús en la parada habitual. Hacía ya varios años que lo llevaba haciendo, desde que el trayecto de la línea “A” transcurriera por una calle próxima a su domicilio. Era pura rutina, una simple anotación con letra minúscula en la agenda: “a las 7:45 coger el autobús”. Previamente, después que el … Continúa leyendo La mañana del adiós

¡Adiós, 2018, adiós!

En enero nos prometiste sueños y esperanzas que, como flores,  se fueron marchitando poco a poco. La vida es un jardín, un campo  en el que vamos sembrando ilusiones. ¿Es fecundo el terreno elegido para la siembra? ¿Lo regamos y abonamos lo suficiente para que crezcan y florezcan?  Puede que nuestra respuesta sea afirmativa pero, … Continúa leyendo ¡Adiós, 2018, adiós!

Retazos de una mañana de otoño

Un frío invernal, propio de estas latitudes en las que el otoño asoma tímido entre el verano y el invierno, dejó paso a una mañana casi primaveral. El cielo se tornó en  azul purísima y oro, alejándose las nubes de un color cárdeno exultante que habían presidido la amanecida. El sol irrumpió parsimonioso tras los … Continúa leyendo Retazos de una mañana de otoño

Comprando felicidad

El cielo, que vestía de un gris melancólico en las últimas semanas, se va tornando azul. El sol irrumpe en el horizonte sorteando presagios de lluvia y el paisaje adquiere de pronto un tono vital, a pesar del frío que se deja sentir en los arrabales de la ciudad. Los  árboles muestran su desnudez sin … Continúa leyendo Comprando felicidad

Known as Lady Day

 Como si fueran restos de un naufragio, unos cuantos LP’S —todos de ella—, reposan en la alfombra, junto a la botella de güisqui sin güisqui. El tocadiscos guarda silencio, pero ellos siguen bailando bajo la empobrecida luz de una lámpara rodeada de tela de araña y cadavéricas moscas. Arranca la hoja del calendario y observa … Continúa leyendo Known as Lady Day

El juego

Me encantaban las transparencias. Ella lo sabía —conocía casi todos mis gustos—, así que decidió ponerse la blusa estampada, suelta, ligera, vaporosa… un aldabonazo para mis sentidos, un regalo para mis ojos.  Tomábamos una copa en el Billy Jazz Club, en nuestro reservado preferido. La voz de Diana Kroll nos envolvía. Mirándonos fijamente, jugábamos con … Continúa leyendo El juego

Con los ojos cerrados

Paseaba por la arteria principal de mi ciudad, disfrutando del tibio sol mañanero, cuando vino a mi memoria el siguiente fragmento de Llueve, de mi admirado Carlos Bribián: «Procuraba siempre tomar asiento junto a una ventanilla e iba contemplando el paisaje como si esperase de él una sorpresa diaria en cualquier momento del trayecto; se conocía … Continúa leyendo Con los ojos cerrados