Días tontos

¿No se han levantado nunca de la cama presintiendo que iban ha tener un “día tonto”? Recuerdo el que tuve recientemente. Les cuento: Me senté delante de la computadora con la cabeza llena de ideas. Previamente había reflexionado sobre todo lo que quería contar y transmitir.  Momentos antes, de mi mente fluían las frases como … Continúa leyendo Días tontos

Known as Lady Day

 Como si fueran restos de un naufragio, unos cuantos LP’S —todos de ella—, reposan en la alfombra, junto a la botella de güisqui sin güisqui. El tocadiscos guarda silencio, pero ellos siguen bailando bajo la empobrecida luz de una lámpara rodeada de tela de araña y cadavéricas moscas. Arranca la hoja del calendario y observa … Continúa leyendo Known as Lady Day

Septiembre

Con el verano huyendo, la memoria me acerca una canción que escuché siendo adolescente y de la que conservo grato recuerdo. Forma parte de la banda sonora de una película con el mismo título. Cuando llegue septiembre —así se titula la canción— causó furor entre los quinceañeros y quinceañeras de la nacionalcatólica España de los años … Continúa leyendo Septiembre

Un solo acertante

Ocurrió en un día de abril, cárdeno y lluvioso, poco después de comprobar en el periódico, mientras degustaba un humeante café, los números del boleto de lotería primitiva que extrajo de uno de los bolsillos de su chaqueta. ¡Él era el único acertante del premio mayor! No dijo nada, ni en el bar ni en … Continúa leyendo Un solo acertante

La detective

        Envuelta en una gabardina gris, con las manos caladas en los bolsillos y tocada con sombrero tipo borsalino, que inclinado sobre el lado izquierdo de la cabeza  le daba cierto parecido con la Piaf, deambulaba por la ciudad paseando su frágil figura, en claro contraste con la fortaleza que exhibía cuando tenía que actuar. … Continúa leyendo La detective

¿Y si las playas fueran de césped?

No hay playa que se precie que no tenga un chiringuito en el que refugiarse los que, como yo, «odiamos» la arena, esa que se incrusta desde los pies a la cabeza y que ni tan siquiera una ducha reparadora consigue ahuyentar. Sí, odio la arena, pero me gusta pasear por la playa antes que la … Continúa leyendo ¿Y si las playas fueran de césped?

La mujer de rojo

Abrió el armario ropero y buscó el vestido que guardaba para las ocasiones especiales. Se sintió satisfecha al contemplar su cuerpo, esbelto aún, en aquel espejo testigo de tantos despertares y de alguna que otra decepción. Esbozó una sonrisa, se puso el vestido y adornó su cuello con un discreto, pero elegante collar de perlas, … Continúa leyendo La mujer de rojo