Aquella mañana de noviembre

Recuerdo que leí la prensa con la inquietud del que vuelve a sentirse amenazado, con la desilusión de quien ve rota de nuevo la esperanza de lograr el fin del terrorismo etarra. El Gobierno del Partido Popular lo había intentado, y el resultado fue el fracaso, del que la banda terrorista era el único culpable. Todos estuvimos al lado del Gobierno, desde el primer partido de la oposición hasta el último ciudadano. La apuesta por la paz, como ahora, había sido de todos y a todos nos afectaba el retorno de la banda al camino de la sinrazón. Poco tiempo atrás, habíamos escuchado en boca del secretario de Estado para la Seguridad aquello de “el conflicto vasco terminará sin vencedores ni vencidos al final de un largo proceso”. Nadie se escandalizó entonces, ni cuando Martí Fluxá manifestó: “sólo con la vía policial jamás conseguiremos la pacificación del País Vasco”. Nadie se rasgó las vestiduras cuando, el 4 de mayo de 1998, Aznar proclamó que “frente al terrorismo de ETA merecería la pena hacer el esfuerzo de la generosidad si con ello conseguimos la paz”. La sociedad toda, haciendo piña en torno al Gobierno aquel 29 de noviembre de 1999, después de que la banda terrorista decidió poner fin a un nuevo intento de acabar con la violencia.

Meses atrás, una vez iniciada la tregua a las cero horas del 19 de septiembre de 1998, el Gobierno del PP se había mostrado magnánimo con los etarras, facilitando el traslado y concesión de terceros grados a más de cien presos. Contó para ello con el respaldo del Congreso de los Diputados, que autorizó una gestión flexible de la política penitenciaria. Otro tanto ocurrió con anterioridad, en el periodo comprendido entre el 17 de enero de 1996 y el 1 de julio de 1997, tiempo que duró el secuestro de Ortega Lara. “La palabra rendición total es profundamente ajena a lo que puede suponer la posición del Gobierno en torno a ETA”, vino a decir también Martí Fluxá. El 3 de octubre de 1998, el diario El País anunciaba que Aznar había ofrecido a ETA públicamente iniciar el “proceso de paz con diálogo y reinserción…” Durante la tregua, 400 actos de kale borroka se produjeron en las plazas y calles del País Vasco y de Navarra y, sin embargo, se acercaron 135 presos y más de 200 fueron excarcelados. El corolario lo puso el propio Aznar al referirse a la banda terrorista como “Movimiento Vasco de Liberación”. Ni una sola objeción, ni una sola crítica en la sociedad y en los medios de comunicación. ¡Qué tiempos tan distintos a los de ahora!

“Pero, con ser importante una correcta comprensión de por qué han sucedido las cosas, lo esencial es ahora la unidad de las fuerzas políticas democráticas ante los negros augurios de la banda. Ojalá no se cumplan y haya todavía un margen para la paz…”, afirmaba el diario EL MUNDO en su editorial esa mañana de noviembre. Ni un sólo pestañear mediático contra el Gobierno del PP mientras duró la tregua y en el momento de la ruptura. Ahora, y durante el proceso recién fallido, la política antiterrorista del Gobierno socialista ha sido y es asaeteada con dureza desde la prensa conservadora y desde no pocos sectores de la sociedad. Las mañanas de este junio de 2007 nada tienen que ver con aquellas de noviembre de 1999. El Gobierno no cuenta con el apoyo del primer partido de la oposición ni con la unanimidad de los medios de comunicación a la hora de fijar la mirada ante las posibles consecuencias de la ruptura del alto el fuego por parte de ETA, y, lo que es peor, a la ciudadanía le han dividido ante el problema más grave con el que se enfrenta este país. Pero si algo ha quedado claro, más allá de los posibles errores del Gobierno socialista, que los ha habido, es la estrategia del partido conservador. La tarea de acoso y derribo contra Zapatero, emprendida al día siguiente de la derrota electoral del 14 de marzo de 2004, enfila su recta final, aunque, como es lógico, la última palabra la tendrán las urnas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.