Un solo acertante

Ocurrió en un día de abril, cárdeno y lluvioso, poco después de comprobar en el periódico, mientras degustaba un humeante café, los números del boleto de lotería primitiva que extrajo de uno de los bolsillos de su chaqueta. ¡Él era el único acertante del premio mayor! No dijo nada, ni en el bar ni en la oficina, donde, tras fichar, pidió permiso a su jefe para ausentarse durante un par de horas.

En el Banco solicitó hablar con el director, a quien exigió la máxima discreción tras dejar en depósito el boleto. Ya podía regalarle a su esposa la pulsera de oro, con sortija y pendientes a juego, que ensimismada contemplaba día tras día en el escaparate de la joyería. En la agencia de viajes reservó billetes para viajar a París, la ciudad a la quisieron ir de luna de miel y no pudieron por culpa de la hipoteca. Se dirigió al concesionario de automóviles y, ¡por fin!, firmó la opción de sustituir su viejo cacharro  por un modelo superior al que acababa de comprar su cuñado. De allí, a la tienda de electrodomésticos, a firmar el compromiso de compra de un  televisor de plasma de alta definición…

Sonó el teléfono móvil. Era la voz del director del Banco diciéndole que el boleto que había depositado correspondía al sorteo de la semana anterior. Casi le da un desmayo. Abandonó la idea del chalé adosado y enfiló el camino de vuelta a la oficina. Hecha añicos, arrojó a la papelera la fotocopia de lo que ahora era un simple papel. No, no era un buen día el que para él había amanecido. En aquella papelera quedaron enterrados deseos, ilusiones rotas y sueños, un torrente de sueños. ¡Cuántos deseos! ¡Cuántas ilusiones! ¡Cuántos sueños! Se consideró un inútil. No tenía palabras, ni explicación alguna para lo sucedido. Pensó en el suicidio. Respiró profundamente, se maldijo una y mil veces y siguió caminando. “Si deseas que tus sueños se hagan realidad, ¡despierta!”, recordó haber escuchado a alguien en cierta ocasión.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.