La pedida

El zumbido del despertador llenó la habitación de un ronco sonido. Se revolvió entre las sábanas como un felino rabioso y de un brinco bajó de la cama. Descalza, corrió al cuarto de baño y ante el espejo pudo observar las ojeras fruto de su desvelo. «¡Ya es tarde!», exclamó al ver su rostro reflejado en aquel cristal, testigo acusador en tantos despertares.

Ni la reparadora ducha ayudó a despejar sus cuitas. «¡Ya es tarde!», volvió a exclamar, esta vez con un tono casi de resignación mientras daba a sus pestañas la necesaria tersura para que aparecieran en todo su esplendor. Muy poco maquillaje en el rostro, como acostumbraba, y un ligero toque de perfume en el cuello y en el escote tras sacudirse la melena de rubios cabellos, que más tarde meció con los dedos. «Lista», se dijo.

Se vistió deprisa. Una blusa blanca, cubriendo los pechos huérfanos de sujetador, y unos ajustados vaqueros que realzaban aún más su esbelta figura, era toda su indumentaria. Se calzó unos zapatos cómodos y huyó escaleras abajo sin dar explicaciones a su madre que, afanosa, montaba con esmero la mesa del comedor. En un par de minutos alcanzó la calle. La esperaban en un coche que, con ella acomodada, partió a toda velocidad.

Sus padres, los de quien pretendía convertirse en su marido y el hombre de sus sueños esperaban su llegada. Les extrañaba la tardanza en día tan señalado. Comenzaron a impacientarse cuando el reloj marcaba las tres de la tarde y no había dado señales de vida. Su madre, se movía nerviosa de un lado para otro vigilando el asado que a punto estaba de pasarse. Sonó el teléfono que apresuradamente descolgó su padre:

—Dígame —exclamó con voz queda el autor de sus días.

—Soy yo, papá —se oyó decir al otro lado del aparato—. Y sin esperar a que su padre respondiera, pronunció un lacónico «perdonadme, no puede ser, ya hablaremos» y colgó. Meses más tarde, un escueto telegrama llegó a casa de los Sánchez: «Papa, mamá, os quiero… soy feliz con Luisa».

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.