¿Para qué la poesía?

fondo_blogEn ocasiones me entran ganas de cubrir con un lienzo los estantes de mi humilde biblioteca, en los que conservo los libros de poesía. No cabe en este tiempo, ni tan siquiera en este día caluroso del verano palentino, la poesía. ¿Para qué la poesía?, me pregunto a veces. ¿Para veladas nocturnas entre amigos soñadores? ¿Para rescatar recuerdos? ¿Para vivir melancolías? ¿Para ahogar penas? Imagine por un momento, amigo lector, que  irrumpe en una sesión del Hemiciclo de la madrileña Carrera de San Jerónimo con un libro de poemas bajo el brazo, ocupa la tribuna de oradores y lee, por ejemplo, estos versos de León Felipe: “Yo no sé muchas cosas, es verdad. / Digo tan sólo lo que he visto. / Y he visto: / que la cuna del hombre la mecen con cuentos, / que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos, / que el llanto del hombre lo taponan con cuentos, / que los huesos del hombre los entierran con cuentos, / y que el miedo del hombre… / ha inventado todos los cuentos. / Yo sé muy pocas cosas, es verdad, / pero me han dormido con todos los cuentos… / y sé todos los cuentos.”  ¿Cómo reaccionarían sus señorías ante semejante alegato? ¿Se darían por aludidos? ¿Estarían de acuerdo con el poeta? Y, con usted… ¿Qué harían? ¿Sabe usted para qué sirve hoy la poesía?

 

2 comentarios sobre “¿Para qué la poesía?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.