Aquel guateque

Mis labios treparon por tu estremecida piel hasta anidar en la concavidad erógena de tu cuello, allí donde nacía el pelo que mecí suavemente con dedos intranquilos, sigilosos... Un poquito más arriba, tus ojos se entrecerraron, arrullados por el susurro de mi cadenciosa voz sucumbiendo entre perfumes que embriagaban mis sentidos. Recuerdo cómo mis dedos, … Continúa leyendo Aquel guateque