Campanadas

Junto a mi casa hay una iglesia, y en la iglesia un reloj que desgrana campanadas en los cuartos, en las medias y en las enteras. Parece un concierto cuando, al mediodia, desgrana doce seguidas, contundentes, machaconas, dejando eco, como las palabras de ella cada vez que nos veíamos, palabras no dichas sino expresadas con la mirada, una mirada tan elocuente como cargada de todas esas cosas que yo quería leer en sus ojos. Sí, ella hablaba con los ojos. Era el lenguaje que mejor manejaba, el más convincente, el que me atrapaba, seducía y derrotaba. Ante aquellas miradas no había estrategia posible, ni defensa ni enroque. El inminente jaque mate era tan previsible como inevitable. ¿Y después? Después… el silencio, el jugueteo nervioso de sus manos con las mías, mis ojos en sus labios, los suyos en los míos hasta que la campana del deseo tocaba a rebato ante el inminente estallido de la pasión.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.