Esas pequeñas cosas

La ciudad provinciana en la que resido, ofrecía esta mañana el aspecto habitual de un día del otoño recién estrenado, con las calles semidesiertas, transitadas únicamente por trasnochadores con cara de resaca, barrenderos y algún que otro paseante que desafiando al frescor matutino (eran poco más de las ocho) disfrutaba de los tímidos rayos de sol que se abrían paso entre las nubes, hacía ejercicio, paseaba al perro o, simplemente, contemplaba el ir y venir de las hojas de los árboles que lentamente venían a morir en el césped del parque.

A escasos metros de donde yo me hallaba, un músico abría con parsimonia el estuche en el que guardaba su violín. Sobre el suelo, apenas medio metro delante de él, había una caja de cartón en la que, presumiblemente y a modo de sugerencia, el músico invitaba a los transeúntes a que depositaran su óbolo. Desplegó un atril, colocó sobre él un puñado de partituras y rompió a tocar. Bajo los acordes del violín, Vivaldi se hizo presente en el parque. Algunos, nos detuvimos a escuchar el Otoño del celebérrimo compositor veneciano; los más, ajenos a la música en vivo y en directo, continuaron su camino. Me llamó la atención la actitud de un barrendero, pues interrumpió momentaneamente la faena (recogía las hojas muertas) para no molestar, pienso, y también (¡por qué no!) para disfrutar de la música. Tras depositar unas monedas en la caja de cartón, lo que él músico me agradeció con una sonrisa, me fui camino de la churrería tarareando la otoñal melodía vivaldiana. ¿Qué tal maridarán el chocolate, los churros y Vivaldi? Prometo contárselo.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.