Narrativa

Casualidad salvadora

Crucé el umbral de aquel templo culinario y enseguida me percaté de que me había equivocado. Era jueves, 25, y a esas alturas de mes tanto mi bolsillo como mi tarjeta de crédito estaban secos. No tuve tiempo de reaccionar. Una joven recepcionista, de hermosos ojos azules, me daba la bienvenida al tiempo que me invitaba a desprenderme de la gabardina. Mis ojos escudriñaban hasta el último rincón del que más tarde supe era el restaurante más caro de la ciudad. «Ya no hay remedio», me dije mientras me desprendía de la gabardina (no así del libro que llevaba en la mano) con la colaboración de la recepcionista de ojos azules.

Me acomodaron junto a un amplio ventanal de cristales tintados que permitían contemplar el exterior. La mesa… un lujo; la cubertería, de plata; la vajilla, de porcelana de Sargadelos; el candelabro que había en el centro bien pudo haber iluminado banquetes de personas ilustres. Me obsequiaron con una copa de cava y dos ostras que llenaban el plato. El camarero que me servía se fijó en la portada de mi libro. «¿Le gusta?», me preguntó. «Es inquietante», respondí de inmediato. «¿Por qué, si puede saberse, por favor», me dijo con un tono casi de súplica. «Provoca desasosiego», me limité a responder casi con desgana. El camarero esbozó una sonrisa y se fue.

No había terminado de dar cuenta de las ostras cuando una mujer de mediana edad se sentó junto a mi, y sin ni tan siquiera presentarse dijo: «Así que desasosiego, ¿no?». Esbocé una sonrisa. Abrí el libro por el capítulo 15 y leí: «Bajo el abrigo de piel no llevaba nada, absolutamente nada. No recordaba qué pudo haber ocurrido con sus prendas íntimas, ni cómo ni porqué andaba deambulando por aquella calle oscura a esas horas de la madrugada…». La mujer alzó discretamente la mano y, dirigiéndose al camarero, exclamó: «Nos sirve dos copas de cava, por favor» Guardó silencio; sacó un bolígrafo del bolso de mano, cogió mi libro y dijo: «Soy la autora, ¿puedo invitarle».

Categorías:Narrativa, Sociedad

Tagged as: ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.