Cultura

Otra oportunidad perdida

Ayer, Día del Libro, aniversario de la muerte de Cervantes, festivo en la Comunidad de Castilla y León por aquello de Villalar (vacío de contenido hoy, reducido al recuerdo de otros tiempos, reivindicativos y de lucha), esta ciudad en la que resido, Palencia, perdió otra gran oportunidad para acercarse a la cultura y hacer llegar a los palentinos no sólo el homenaje al más insigne de nuestros escritores (se cumple el cuatrocientos aniversario de su muerte), también para abrir espacios como la antigua cárcel (discúlpenme, me resulta difícil llamarla LECRAC) y recordar a los ciudadanos que el sur también existe, que hay barrios deseosos de que los convecinos acudan a sus calles y plazas; hosteleros que pagan impuestos y podrían beneficiarse de eventos que, por lo que se ve, sólo pueden ser organizados en los aledaños de la Plaza Mayor y que, si son como el organizado ayer, dejan mucho que desear.

Un puñado de valientes libreros se atrevió a salir a la calle, cobijarse bajo los soportales por aquello de la lluvia y recordarnos que «Leer es vivir dos veces», que dijo el poeta Antonio Gamoneda. Al lado, una Cuentacuentos entretenía a los más pequeños al tiempo que la Tuna desfilaba anárquicamente por la arteria principal de la ciudad. En el Parque de El Salón, la Policía Municipal, motorizada, daba vueltas como una noria, no sé si exhibiendo su destreza en el manejo del vehículo de dos ruedas o mostrándonos su existencia. Entre tanto, la mañana discurría anodina y gris a la espera del fútbol vespertino, llenatodo en las tardes de sábados y domingos.

Y digo yo: ¿No se podía haber ofrecido a los libreros la antigua cárcel para montar sus puestos de venta? ¿A los niños algún otro espectáculo en torno al libro y la cultura en general, alguna escenificación de El Quijote? ¿A nadie se le ocurrió (Concejalía de Cultura del Ayuntamiento incluida) organizar un, por ejemplo, concierto de música barroca a cargo de los alumnos del Conservatorio palentino, o de una Orquesta de Cámara de las que coexisten con la Sinfónica de Castilla y León, de titularidad pública, que hace años no pisa por Palencia, para homenajear a Cervantes? Recuerdo los fastos organizados en torno a Santa Teresa, que no cuestiono, la imagen de nuestro alcalde y parte de la Corporación municipal procesionando el que dicen fue su bastón, convertido en reliquia; los múltiples actos organizados por el Ayuntamiento, el engalanado de la fachada del Consistorio… ¡Ah, es que la Santa estuvo aquí!, alegan. También Miguel Hernández, poeta universal y preso en lo que hoy afirman es centro de cultura, ignorado e incluso ninguneado por nuestro alcalde. Y Cervantes. No estuvo aquí, que se sepa, pero sí su obra, reconocida en todo el mundo y merecedora de algo más que el esfuerzo y la perseverancia de unos pocos libreros para acercarnos la narrativa, la poesía y el ensayo en tan señalado día.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.